1En realidad, tu pareja puede ser de gran ayuda

No es ninguna novedad que los fumadores a menudo se casan* o viven con otros fumadores.

Por lo tanto, cuando uno de ustedes toma la decisión de dejar de fumar, se pueden plantear problemas serios. Inevitablemente, surgen preguntas como: “¿Esto va a alterar nuestra relación?” “¿Va a hacer que sea más difícil para mí dejar de fumar?” “¿Cómo vamos a coexistir si lo logro?”

La verdad es que intentar de dejar de fumar cuando tu pareja fuma se hace más difícil. Pero también es cierto que, aún así, podés hacerlo y no afectar tu relación en el proceso. La clave es tener expectativas razonables, tener buena comunicación, siempre mostrar amor y ser sensible a las necesidades y emociones de ambas partes.

* http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ “Spousal Influence on Smoking Behaviors in a US Community Sample of Newly Married Couples”

2Comunicate abiertamente

Conversá con tu cónyuge o pareja con suficiente antelación a la fecha de inicio.

Explicale por qué y cómo vas a hacerlo. Además, decile que no esperás que él/ella deje de fumar.

3Pedí ayuda

Pedile que te ayude en tu casa fumando afuera o al menos en una “sala para fumadores” designada de la casa y que lo haga con las ventanas abiertas.

Está dispuesto a ofrecer algo a cambio de ese favor. También pedile que recuerde las cosas que te provocan deseos de fumar, siempre que le sea posible. Explicale que no querés que te consienta. Pero tené en cuenta que tu decisión de dejar de fumar también es difícil para él/ella, así que pedile cosas razonables.

4Preservá la intimidad

Hacele saber que, si bien ya no van a fumar juntos, ninguna otra cosa ha cambiado.

Vas a encontrar nuevas formas de compartir la intimidad en relación a otros intereses comunes.

5Consideración mutua

Pedile que no fume cerca tuyo o, por lo menos, que te avise cuando quiera hacerlo, así te podés ir.

Pedile que no deje cigarrillos, encendedores ni ceniceros a la vista. A cambio, fijate qué podés hacer para que esté más cómodo/a en tu casa, por ejemplo, permitirle que compre un mueble que tal vez no te gusta o mantener bajo el volumen del televisor si solés tenerlo muy alto.

6Establecé expectativas

La abstinencia de nicotina puede hacer estragos en tus emociones por cuestiones sin importancia.

Advertile de esto con antelación y hacé todo lo posible para evitarlo. Si no te sale, pedí disculpas inmediatamente, explicale lo que te está pasando, aclarale que lo/a amas y hacele saber que los cambios de humor se te pasarán cuando dejes de tener abstinencia de nicotina.

Puede que también te interese ver:

Recaídas: qué sí y qué no hacer

Recaídas: qué sí y qué no hacer

Tener una recaída no significa que fallaste. Intentá estos consejos para aprender de ese momento.

Ver más >
Manejá tus ansias después de la cena

Manejá tus ansias después de la cena

Te damos algunos consejos para no ceder al deseo de fumar después de la cena.

Ver más >
Prepará tu casa

Prepará tu casa

Se supone que la casa debe ser un lugar de comodidad y no de desafíos.

Ver más >